Cada vez que un jugador de la región se destaca es un buen augurio para la Liga Casildense. Las atajadas, los rendimientos y los goles de los pibes de Casilda y la zona, jerarquizan nuestras canchas a pesar que en la actualidad, muestren su categoría a la distancia. Es el caso de Wilson Gómez, el delantero formado en Huracán de Chabás que juega como titular en Villa San Carlos.

El conjunto de Berisso, localidad cercana a La Plata, milita en la Primera B Metropolitana y tiene el objetivo de meterse entre los que disputan un ascenso a la segunda categoría del fútbol nacional. Para ello cuenta con los servicios del atacante que este martes definió el juego anotando de penal el 3-1 sobre Sacachispas.

Wilson se formó en el Zapatudo donde siempre mostró sus dotes de goleador en las categorías juveniles y eso le valió para hacer una prueba satisfactoria en Independiente y establecerse durante unos años en Avellaneda. Llegó a los 12 años y se fue ganando su lugar hasta que, mientras jugaba en la Reserva dirigida por Gabriel Milito, fue convocado para el seleccionado Sub 20 de Humberto Grondona. Con la casaca albiceleste fue campeón de la Copa del Atlántico, en las Islas Canarias, donde compartía cancha con Gio Simeone.

En 2014 firmó su primer contrato con el Rojo, pero luego, a sus 21 años, en febrero de 2016, rescindió su vínculo sin poder cumplir con el anhelo de tener minutos en la primera del Rojo. Buscando nuevos rumbos terminó viviendo en la sede del club y se hizo importante para San Carlos, que hace un mes, le renovó su contrato por un año más.

 

Gómez ya anotó cuatro tantos en lo que va de la temporada. Según lo describieron las crónicas, ayer tuvo un partidazo a puro desequilibro.  Fue el socio ideal para Ángel Luna y después de esta actuación, pretende seguir llevándose goles a su casa.