El sábado pasado, el grupo solidario Ayudarte cumplió con la última etapa de una movida que se inició con un mes de anticipación. Un camión repleto de donaciones se trasladó hasta Lamadrid, provincia de Tucumán, para darles una mano a los habitantes de ese pequeño poblado que sufrieron las consecuencias de las intensas lluvias y el desborde un río.

El rodado que aportó el Sindicato de Camioneros partió desde Casilda en horas de la madrugada y llegó al norte del país cerca del mediodía. Luego de evaluar la situación y de dialogar con vecinos de la zona, se hizo la descarga en un barrio humilde a las afueras de la localidad. “Nos recibieron muy bien y nos explicaron más o menos la situación. Pero la imágenes han cambiado de lo que era el panorama hace dos semanas atrás”, destacó Luis Belén, coordinador del grupo.

Más allá de descansar con el deber cumplido, los integrantes de Ayudarte pudieron observar cuadros complicados en las zonas rurales y muebles podridos a la vera de la ruta. La mayoría de los afectados pudo retornar a sus hogares, aunque todavía hay quienes siguen esperando que el agua baje.

Los casildenses trabajaron palmo a palmo con el grupo Haciendo Lío de Rosario, con quienes tienen planificada otra posible colecta para más adelante. Al mismo tiempo, Belén agradeció el aporte de la firma Torresi por colaborar con la donación de harina, y de la UOM y la Vecinal Nueva Roma, lugares que se utilizaron para agrupar las donaciones.