El jefe interino de la Unidad Regional IV, Daniel Acosta, aclaró que hasta el momento, "no hay reclusos con síntomas", en comunicación telefónica con Radio Casilda. A su vez descartó que se esté llevando a cabo una huelga de hambre por parte de los detenidos.

Tal como relató, "uno de los internos se sentía mal, tenía algo de temperatura, se lo lleva al hospital, lo revisan y el médico constata que tenía 38.1º.Para dar tranquilidad le recetó ingesta de paracetamol, y que haga reposo".

Para dicho descanso, y teniendo en cuenta que en cada pabellón conviven doce personas, se lo destinó a otro lugar con el que cuenta la alcaidía pensado en parte, para esto. "Cada penal tiene un sector apartado que sirve también de aislamiento preventivo para cuando llegan nuevos reclusos desde la calle y pasan allí algunas horas hasta que son revisados por los médicos hasta que le den el apto para ingresar", detalló Acosta, haciendo alusión a donde hoy se encuentra el sujeto que tuvo temperatura.

Además y para cerrar, aclaró que durante toda la noche del lunes y la madrugada del martes se controló el estado del detenido, "se le tomó la temperatura y lo máximo que tuvo fue 36.5º, el estado es bueno, quiere volver al penal", solo resta que sea nuevamente revisado por un médico que constate su bienestar para evitar males mayores dentro de la URIV.