Su apellido indudablemente trae a la mente al aguerrido volante central que deslumbró en River Plate y la Selección Nacional. Pero al escucharlo hablar, la historia de Sebastián Mascherano lo diferencia y lo transforma en una persona digna de valorar. Desde hace siete años atraviesa un proceso de rehabilitación por su adicción a la cocaína y se convirtió en un educador a partir del aprendizaje personal

El disertante pasó por la sala principal del Teatro Dante, invitado por subcomisión de fútbol infanto juvenil de Alumni, y se expresó en cuatro charlas antes niños, adolescentes, jóvenes y adultos. La convocatoria fue subiendo en número con el transcurso de las horas y sus palabras hicieron reflexionar a más de uno. 

"Hoy a los 42 años le encuentro un sentido a la vida. Hallé otra manera de canalizar los vacíos del corazón. Dejé de ser un cobarde para ser un valiente", contó en el medio de uno los breaks. Por su experiencia, no tiene dudas de que "la droga trunca los proyectos de vida". Así lo sintió durante los 18 años que pasó perdido entre sustancias prohibidas. Momentos en los cuales admitió que no sólo se enfermó él, sino que también lo hizo su familia. 

Mascherano habló del alcohol como una puerta de ingreso, una droga local que lleva a otros territorios más hostiles. Agregó que se metió en ese mundo por "querer pertenecer" y le costó levantarse. "No existe la familia ideal ni la felicidad plena. La vida está llena de sinsabores que hay que saber atravesar", remarcó. Haciendo referencia a lo efímero que puede resultar el placer de un narcotóxico.

Más adelante en su exposición, el hermano mayor de Javier recalcó la importancia del trabajo de los clubes y las instituciones que contienen a los pequeños. Lo hizo ante un público que contó con autoridades locales, profesores de educación física y de las instituciones deportivas locales, adolescentes en edad escolar y familiares de personas inmerso en ese cruel mundo.

CasildaPlus.com tuvo la oportunidad de acercarse hasta el protagonista de la jornada e intercambiar unas breves palabras. Le preguntas si parte de su curación es poder expresarse de esta manera y contar su mala experiencia en el pasado. Esto nos respondió...