El magro contexto económico que atraviesa el país no escapa a la realidad que poseen las arcas municipales. Los trabajadores locales ya no están percibiendo sus haberes el último día hábil de cada mes, como históricamente sucedía. El próximo pago se haría efectivo entre martes y miércoles de la semana entrante.

Walter Britos, representante principal del gremio, mostró su preocupación y admitió que la fecha se ha ido corriendo con el paso del tiempo. De hecho, suelen realizar reuniones informativas en pleno horario de trabajo para informarles a los empleados acerca de la metodología de pago que se va adoptando.

"Hay intendentes que le echan la culpa a la cláusula gatillo, pero ese no es el problema. El contexto económico es complejo y nosotros desde Festram ya no habíamos advertido", expresó Britos respecto de la situación actual. Al mismo no se cansan de recalcar en cada encuentro que la crisis no fue generada por los obreros, sino que por el contrario, son los principales perjudicados.

Por otra parte, el representante casildense en la mesa de Festram manifestó su malestar por los inconvenientes que suelen tener con los bancos. Las entidades retienen los adelantos que se hacen en las cuentas de los empleados y no hacen más generar retrasos en las cadenas de pagos.