En el marco de la Expoagro en San Nicolás, el presidente Mauricio Macri realizó anuncios de beneficios para el sector agropecuario. El líder del Ejecutivo Nacional lanzó medidas en pos de menguar los efectos económicos de los tiempos de sequía que corren, como la prorrogación en los pagos de créditos. Pero si bien las mismas fueron vistas con buenos ojos, no conformaron del todo a las entidades gremiales del agro, que las consideran de poco beneficio tangible para los pequeños y medianos productores.

“Para lo que se está atravesando, tienen que haber herramientas extraordinarias. La postergación de pagos está contemplada en la Ley de Emergencia y no es nada nuevo, pero es bienvenida la línea de créditos que se ofrecen desde el Banco Nación”, expresó el presidente de la Federación Agraria Argentina, Omar Príncipe, en diálogo con Radio Casilda. Pero a la vez, hizo la salvedad de que no se contempla a los pequeños y medianos productores, que tienen sus endeudamientos en otro tipo de entidades, como lo son las cooperativas y con altas tasas de intereses.

Además, el titular de la FAA, planteó que además de refinanciarse las deudas de los pequeños productores, deberían quitárseles los gravámenes en concepto de retenciones y un tratamiento diferencial en lo que respecta a impuesto a las ganancias. E incluso, modificarse los contratos de pólizas de seguros multirriesgo, algo que tomó relevancia ante las inundaciones acaecidas en el pasado reciente.

Si bien los anuncios del presidente generaron ciertos beneficios, los mismos son insuficientes para los agricultores de menor magnitud. Todo en un contexto muy complejo, en el que la carencia de lluvias en los últimos meses ha afectado seriamente el crecimiento de los cultivos, algo que se está empezando a poner de manifiesto en tiempos de cosecha gruesa.