"Que no te llague triste mi cantar, Porque le puse una sonrisa a mi guitarra
Para llenar de vida y de color, La soledad que va creciendo en tu mirada"

Las palabras que inician la "Zamba de Amor y Mar", interpretada por Los Tucu Tucu y escrita por Tito Segura son una base respecto al contexto actual, donde la música y el arte tratan de gambetear los males que la pandemia nos traen todos los días.

Roberto Pérez, uno de Los Tucu Tucu, sí que sabe de saltear cosas que le han complicado el camino, pero, a pesar de todo, sigue poniendo su voz frente al micrófono para luchar contra eso y poder alegrar corazones ajenos. Este viernes, la charla fue con el equipo de Radio Casilda, con quien dejó en claro ser un artista con todas las letras, aunque de eso nunca hubo dudas.

 "Acá seguimos tratando de recordar con nuestras voces, a los queridos hermanos del camino que no están que son Ricardo y el Gringo", fueron sus primeras palabras. Hoy es parte del grupo Por Siempre Tucu, en honor a quienes ya no están y para poder seguir repartiendo su música por Latinoamérica.

En un repaso por la historia, Roberto cuenta cuando en el año 1981 pudo jugar y compartir momentos junto a Los Tucu Tucu, contra Diego Armando Maradona. "Teníamos un muy buen equipo, al margen de trascender lo folclórico y la música, en el año 1981 nos invita el gerente de Boca, que era amigo y seguidor de la música 'Tucu', a La Candela (Boca Juniors poseía un terreno para entrenamientos llamado así en la localidad de San Justo, Provincia de Buenos Aires)".

Dicha propuesta fue el mismo año en el que el 10, que hace algunos días nos dejó, comenzaba su carrera de Argentino Juniors a Boca Juniors. "En el mismo equipo estaba Gatti, Pancho Saa, que tenía un trío que también cantaba folclore y éramos amigos, distintas gente que conformaban el plantel, y nos invitaron a cantar un jueves o viernes en un asado en San Justo, y el domingo ganaron", cuenta Pérez.

"Una vez que pasó eso, tenés que ir siempre que podés porque te transformas en una cábala, por lo que compartimos con ellos todo ese año prácticamente", continúa comentando, y suma: "Otra cosa que compartí con Diego fue en la Quinta de Olivos cuando volvieron de Italia en el 1990 y ahí si estuvimos con todo el plantel y por supuesto, cosas firmadas que quedan guardadas para siempre".

Escucha el testimonio completo en esta nota

 

Roberto Pérez de Los Tucu Tucu.