La propietaria de una casa ubicada en Alsina y Pedernera llegó de trabajar cerca de la medianoche y al poco tiempo se levantaron fuertes ráfagas. El fenómeno provocó que un añejo árbol ubicado en el frente se desplomara sobre el techo. Más allá del susto no hubo daño materiales, aunque se encuentra esperando por ayuda para retirarlo.

El poste de luz que cedió.
El poste de luz que cedió.

La tormenta no fue tal en Casilda, aunque el viento generó algunos inconvenientes. En la mencionada esquina no sólo se produjo la caída de un árbol. Además, hubo un poste de media tensión que también cedió y quedó inclinado hacia la parte opuesta a la calle.

Si bien todos los vecinos se mantuvieron a salvo y la calma llegó cuando asomó el sol, el panorama es, cuanto menos, de precaución. Se ruega circular con precaución para quienes transiten por el lugar. 

Más allá de este siniestro, no hubo otro reclamos de los casildenses luego de la leve tempestad que se desató allá por la madrugada.