El Ministerio de Salud de Nación lanzó una serie de recomendaciones para quienes viajen o vacacionen en algunos estados de Brasil. El aviso es ante un brote de fiebre amarilla que se registró durante el pasado año. Como medida de seguridad se pide la vacunación contra ese mal, al menos, con diez días de anticipación. Lo cierto es que los efectores públicos se han visto superados ante la demanda.

En la ciudad, el Hospital San Carlos no tiene más dosis de las que habitualmente recibe de forma mensual. "Las que se enviaron para este mes ya fueron cubiertas. Ahora estamos con faltante. Tal vez en febrero haya un nuevo stock”, afirmó Martín Gasol, director del nosocomio. Por tal motivo, recomendó a quienes tengan que trasladarse al país vecinos buscar otras alternativas en la zona.

De todos modos, para bajar la señal de alarma, el doctor advirtió: “En Brasil no se pide el carnet de vacunación, es simplemente una recomendación por algunos casos que surgieron”. Con respecto al rumor que habla de una posible retención de estos medicamentos en la adunada, sostuvo que por el momento no fueron notificados.

El caso es que la vacuna es difícil de conseguir hoy en día, aún en las farmacias. Algo similar ocurrió hace algunos años cuando se expandieron los casos de influenza (Gripe A) en la región.

Escuchá la palabra del director del Hospital San Carlos