El genial actor y humorista está preparando un show por streaming con su amigo Marcelo Polino. En medio de la cuarentena y tratando de adaptarse a los tiempos que corre, Enrique Pinti se tomó su tiempo para charlar con Radio Casilda y rememoró su infancia y adolescencia. Con Claudio Corvalán como interlocutor, confesó que sus inicios fueron complicados y que siempre fue un ávido lector.

"Era conversador desde chiquito. Me gustaba hablar mucho. Tampoco digo que sea algo natural, pero me ayudó a desarrollarme", contó el actor teatral. Respecto a esa facilidad y versatilidad que se le ve cada vez que encara un escenario, aseguró que lo asocia a las áreas del cerebro que se activan en cada persona. Para Pinti hay personas que son mucho más creativas que él, pero tal vez no saben como verbalizarlo.

En un viaje en el tiempo, el bonarense se ubicó en su etapa escolar y admitió que le gustaba leer. Algo que sonaba inusual para esos años. "Me veían como un pibe antiguo. En 1948 a nadie le gustaba Santos Vega, preferían a Súperman o Flash Gordo", prosiguió. Sin embargo, él tomó los libros y los devoró. Sin redes sociales, los chicos que no leían en esa década, optaban por otras actividades al aire libre. 

Ese paso resultó clave cuando se adentró en el universo de la actuación. Aunque tampoco fue sencillo. Cuando ingresó al 'Nuevo Teatro', pocos meses después de cumplir su mayoría de edad, tuvo que remarla para independizarse. "Les decía a mis viejos que estudiaba derecho, pero en paralelo me escapa a clases de drama y ese estilo", remarcó. 

El domingo desde las 20 llevará adelante un espectáculo por streaming junto con Marcelo Polino. En el cual, en otros temas, abordarán el tema de la cuarentena y lo asociarán a la actualidad. La calle Corriente, mítico sitio del acervo porteño, no podrá faltar en ese recorrido.