Los usuarios del transporte público de pasajeros siguen preocupados por la calidad del servicio que se brinda en la región. Los costos no se condicen con las comodidades de la mayoría de las unidades y todavía se ven casos de desperfectos técnicos. Ante tal situación, la presencia de una oficina de reclamos y denuncias se estaba haciendo esperar. Desde el Ejecutivo local ya dieron luz verde y hasta eligieron el lugar.

En la reunión que mantuvieron ayer los Autoconvocados y los ediles locales, se aseguró que se están acelerando las gestiones para abrir la boca de reclamos. “Hay un avance con respecto a ese tema. Se trasladaría el Radioclub al corralón y en ese reducto se montaría ese nuevo despacho. Va a tener dos personas que lo van a atender. Obviamente con una previa capacitación”, contó Mauricio Plancich, presidente del Concejo, en Radio Casilda.

Para los usuarios, lo más importante pasa por los mecanismos de control, ya que notan que el cambio no ha sido para bien. “Más allá de la ayuda a las víctimas, nos interesa que no vuelva a pasar una hecho similar en las rutas de la región”, recalcó Juan Manuel González, del grupo de vecinos autoconvocados. En ese sentido celebraron la convocatoria para dos puestos de trabajos en inspección de vehículos.

La próxima semana se espera por una nueva reunión, en ese caso formarán parte de la discusión, el Intendente de la ciudad y los distintos funcionarios provinciales que mostraron preocupación por la temática. Sigue sonando utópico, pero aún quieren intentar una audiencia pública con el Secretario de Transporte de la Provincia.