La Navidad trajo cuantiosas lluvias en la región, que ocasionaron -y ocasionan- diversas complicaciones tanto en zona rural como urbana. Se estima que son más de 2000 las hectáreas de campo que permanecen afectadas, los productores atraviesan serios inconvenientes, y la esperanza de que en algún momento llegue una solución definitiva es lo último que se pierde.

“Es la película de siempre. El problema es que cada vez las consecuencias son peores: antes ocurría esto cada varios años, y ahora hace 3 años seguidos que venimos así. Pasamos de una sequía respetable a una inundación general”, dijo José Luis Zanchetta, productor agropecuario de Arequito.

Los distritos de la región más afectados por esta contingencia son el sudoeste de Arequito, el norte de Chabás, y parte de Sanford. En estas dos últimas localidades también hay complicaciones y anegamientos en el ejido urbano. “Hay más de 2.000 hectáreas afectadas”, estimó Zanchetta, y agregó que aún “no se cuantificaron las pérdidas pero las cifras son enormes”.

El problema para los productores es que en esta ocasión “los cultivos tienen poca altura y se pierden. Al tener 15 centímetros de agua, no hay posibilidades. Terminamos diciembre y empezamos 2017 con el año casi perdido”. Y a esto se le suma que pronostican precipitaciones para la semana próxima.

Hasta el miércoles el agua continuó aumentando, pero desde este jueves se estabilizó y estiman que ya comienza a bajar.

Desde hace muchos años, la región espera una solución al problema de las inundaciones pero aún no se ha podido dar respuesta a ello. La realización de un canal aliviador al río Carcarañá es la obra más reclamada y aparentemente comenzará a hacerse en breve.

“La solución definitiva todo el mundo la conoce y la Provincia se dio cuenta de que hay que sacar parte del agua de la cuenca para el lado del Carcarañá, por la pendiente natural”, indicó Zanchetta.

Los productores mantienen constantes reuniones para analizar la situación, y esperan el encuentro que a mediados de enero se hará con autoridades políticas y personal de Hidráulica de Santa Fe para tratar de avanzar en la búsqueda de una solución definitiva.