Poco antes de las 8 de la mañana de este Viernes Santo falleció Eugenio Zitelli.  El sacerdote de la Iglesia Católica tenía 85 años y residía en una residencia en dónde se le dispensaba su medicina paliativa ya que agonizaba desde hace días, según lo notificaron sus allegados.

"Estaba agonizando desde hace varios días, fue operado en diciembre de un corrimiento en su prótesis de cadera y eso le desencadenó problemas físicos y cognitivos ya que se aceleraron enfermedades seniles de base. Ya no caminaba y tenía inconvenientes cardíacos", dijo Oscar Eduardo Romera, su abogado, quien confirmó la noticia en Radio Casilda

 

Romera preparaba la defensa de Zitelli en el marco de la causa Feced. Acusado de participar de sesiones de torturas aplicadas a detenidos-desaparecidos sería la primera vez que en Santa Fe iba a ser juzgado un representante de la iglesia. A Zitelli se le imputaban los delitos de privación ilegítima de la libertad agravada, aplicación de condiciones tormentosas de detención y asociación ilícita en perjuicio de 14 víctimas.

Zitelli, quien fuera cura párroco con cargo de Monseñor de la Iglesia San Pedro Apóstol de Casilda, se desempeñó como capellán de la policía hasta el inicio de la democracia.