La Cámara de Diputados de la Nación convirtió en ley el proyecto que aumenta las penas para quienes cometan delitos viales, iniciativa conocida como “Ley vial” o “Ley de delitos viales”, que fue sancionada por una amplia mayoría con 197 votos a favor, uno negativo y cuatro abstenciones. Pero desde un grupo de ONGs marcaron su postura contraria a esta idea, al señalar que no es la forma adecuada de luchar contra la siniestralidad vial.

Adriana Liborio de Carati, “Cuqui”, integrante de la agrupación casildense Prohibido Olvidar, que junto a otras ONGs vienen marcando desde hace tiempo el rechazo a este proyecto, sostuvo en diálogo con Radio Casilda que el proyecto “no establece la escala penal necesaria para frenar a los violentos al volante, que en nuestro país matan a 25 personas por día”.

El proyecto fue impulsado durante más de 12 años por la ONG Madres del Dolor, reclamando castigos más severos para los que protagonizan accidentes viales en estado de ebriedad, exceso de velocidad o se escapan del lugar del accidente y abandonan a las víctimas.

“La ley es insuficiente porque no penaliza el atropello ni garantiza el acceso a la justicia de una manera igualitaria”, remarcó Cuqui, y dijo que Madres del Dolor “está sostenida por Patricia Bullrich (ministra de Seguridad de la Nación) y nosotros sabemos, extraoficialmente, que la presionaron”.

También detalló que el jueves, dos horas antes de la aprobación del proyecto, ellos ya sabían “que había un acuerdo entre Cambiemos y el Frente Renovador. Es una burla”.

Para Carati, “en materia del salvajismo, esto no sirve”, y por eso adelantó que van “a batallar en contra de esto. Le vamos a presentar las modificaciones necesarias para que sea una ley como corresponde”.

Por último, la representante de Prohibido Olvidar dijo que ellos y el resto de las ONGs que sostienen una postura contraria a la ley recientemente aprobada “estamos consternados. Es una ley que no va a servir porque tiene cosas muy tibias. No podemos entender cómo es posible que nuestros representantes la hayan votado. Estamos embroncados”.