Luego de que la empresa Gherardi se declarara en estado de crisis, el alerta entre sus obreros creció y el temor por posible despidos o reducción de la jornada laboral sigue latente. En la presente jornada se llevará adelante una audiencia en el Ministerio de Trabajo entre las dos partes buscando la mejor salida de la delicada situación.

Para Juan Storlini, delegado de la UOM Casilda, el panorama no ha cambiado demasiado. “Se da una situación muy especial. Los empleados hicieron horas extras para solventar pedidos de emergencia que se tenían que cubrir. Y ahora la empresa aduce que la situación financiera no es la mejor”, declaró el sindicalista en los micrófonos de Radio Casilda.

Storlini, OUM Casilda.
Storlini, OUM Casilda.

Si bien desde Gherardi todavía no lo expresaron por escrito, los trabajadores creen en el Procedimiento Preventino de Crisis (PPCE) se van a plantear objetivos con los cuales no estarían para nada de acuerdo. Storlini insistió en que no firmarán nada que haga referencia a reducción de personal o suspensiones. En ese sentido, el delegado local recordó que hubo casos similares en el pasado donde los dueños de fábricas se acogieron al artículo 223 bis y pagaron un porcentaje del salario de forma normal y el restante de manera no remunerativa.

Finalmente, el gremialista admitió que el panorama está cambiando a nivel nacional y los coletazos financieros se sienten incluso en el todo el departamento Caseros. “Se está complicando de a poco. Notamos una diferencia en cuanto a los aportes y contribuciones a la obra social. Se está dejando de pagar y eso compromete la estabilidad económica”, enfatizó.