La ciudad está continuamente evolucionando respecto a las libertades de las diferentes actividades, esto hace que los controles deban ser más rigurosos y lidiar con un cansancio colectivo, que de todas maneras, no tiene nada que ver con la violencia, ni la habilita en cualquiera de sus aspectos.

Al parecer, algunos no lo entienden. “El día sábado por la mañana tuvimos un episodio de violencia. Dos camioneros brasileños se bajaron y amenazaron a uno de nuestros inspectores con un machete”, explicó Andrés Golosetti, intendente de la ciudad en diálogo con Radio Casilda.

Por su parte, el director de Tránsito Jorge Arias, también conversó con nuestra emisora al respecto y aseveró: “En ese momento (de la amenaza), no había personal policial (en el retén de RN33 ingreso desde Pujato), y por eso se llamó enseguida al Comando, pero cuando llegaron el camión ya se había retirado”.

“Fue un momento muy difícil para el inspector, el camionero se bajó con un machete y lo corrió, luego siguió su ruta hacia Rosario”, agregó el director. Este martes se concretó un encuentro entre referentes municipales de seguridad y control, y la propia jefa de policía, Emilce Chimenti “para que haya efectivos policiales” en los retenes “principales de la ciudad, que son los dos que están sobre Ruta 33”, finalizó el entrevistado.