La mañana de viernes y a la espera de los que serán -o no, porque no hay nada confirmado-, anuncios del gobernador Omar Perotti, el intendente de Casilda, Andrés Golosetti charló con Radio Casilda y se mostró sumamente preocupado por lo que está pasando. Habló de la pandemia en sí, la respuesta del sistema sanitario y la responsabilidad ciudadana de cumplir con las medidas.

"Tenemos que trasmitir que la situación de hoy es de crisis, muy preocupante, de estar todo el tiempo jugando al límite respecto a lo que tiene que ver con la ocupación de camas, al borde de ser completada", comenzó diciendo Golosetti.

"Esta situación existía desde la semana pasada y nosotros advertíamos el crecimiento de casos que hay en la región y como eso podía derivar en el colapso de nuestro sistema, porque cualquier paciente de estado critico que requiera de la terapia intensiva de un pueblo vecino generalmente termina en el hospital San Carlos", explicó.

En base a esto último tanto el funcionario máximo del Ejecutivo como el subsecretario de Salud, Dr. Ariel Aquili, coincidieron en que se está trabajando para poder contener a los pacientes que surjan en otras localidades, en su lugar de residencia para sobrecargar lo menos posibles los efectores casildenses.

En otro orden de cosas, el intendente aseguró: "Si hay una actitud deliberada de no cumplir con las medidas de seguridad, poco se puede hacer. Esto son los elementos con los que vamos a pelear, estos son los elementos que hay, esta es la salud pública de nuestra ciudad y de nuestra provincia".

Y continuó: "Si hay algo hay que sacar en limpio de lo que digamos nosotros, ee respecto a la situación de crisis, porque va a llegar un momento, que está a la vuelta de la esquina -aclara-, donde un enfermo que requiera determinada atención no la va a poder tener, y eso lo tiene que saber el ciudadano al momento de salir a la calle".

"Quiero decir que lo que veíamos que pasaba en el mundo en enero, febrero o marzo, está a la vuelta de la esquina. No podemos seguir subestimando la potencia de esta enfermedad. Hoy estamos al borde de la situación de no poder recibir más pacientes", sumó a modo de súplica.

Entre sus dichos, repitió varias veces: "¿Hay alguien en esta ciudad que no sepa que las reuniones familiares están prohibidas? Todos lo sabemos". De igual manera, se ocupó de resaltar también que  "la situación sanitaria de la ciudad es muy grave. A esos chicos que quieren ir a jugar al fútbol igual porque parece que no pueden vivir si no lo hacen, les quiero decir que cuando algunos de ellos se enfermen y requiera de una cama en terapia intensiva, le vamos a tener que decir que no la tenemos".

Y cerró diciendo: "Si no entendemos la gravedad de la situación, si seguimos subestimando esto como si fuera una enfermedad más, vamos a estar peor de lo que estamos".