En el barrio Nueva Roma la noche del martes pasaron cosas realmente peligrosas. Muchos vecinos quedaron en el medio de una gresca entre supuestos dos bandos que incluyó un ataque a policías que se llegaron hasta el lugar de los hechos para mediar los disturbios que estaban ocurriendo. Hubo tres oficiales heridos y una patrulla destrozada.

El primero de los vecinos que se acercó al móvil de Radio Casilda, a cargo de María Belén Césari, no pudo hablar, ya que al decir sus primeras palabras se quebró y tuvo que abandonar la nota. Tomó el lugar otro de los presentes, quién indicó: "No es la primera vez, hará un mes vinieron otras personas y con la escopeta tapera empezaron a tirar sin respetar criaturas, mujeres ni vecinos. Se está volviendo algo típico".

"La policía no podía hacer nada, la gente le tiraba piedras, los abucheaba, les chiflaba", señaló, y continuó: "Supongo que pudieron haber hecho algo más. Al menos la presencia, porque cuando aparecían se dejaban de tirar piedras".

Según manifestó, "la droga corre a cara limpia, no hay discreción, pero se dice que empezó todo por un problema familiar, dijeron que le habían pegado a una chica y comenzaron a defenderla. Terminó en algo que no tendría que haber pasado. Tenían armas tumberas, revólveres y cuchillos, yo conté cuatro armas -dos escopetas y dos revólveres", sumó.

"No era banda contra banda, eran solo tres personas contra treinta, no podemos decir que era banda contra banda, porque a esas tres personas las rompieron toda. Treinta personas vinieron corriendo por la calle y a las tres personas que estaban resguardadas en la casa, los apedrearon, los llenaron de botellas, gomerazos y escopetazos. Los habitantes no la quisieron abandonar la casa porque se la iban a prender fuego o tirar abajo", confió el sujeto asustado por lo ocurrido.

Este martes, la bronca ganó la calle, personal policial de la Unidad Regional IV sufrió graves ataques. "La policía hizo lo que pudo, eran poquitos contra la multitud con gomeras. Vi cuando un oficial se cayó al suelo porque lo habían golpeado, los vecinos no se metieron a tirarle piedra a los policías, eran los de la banda de treinta (30). En un momento escuché ruido y le estaban rompiendo los vidrios a los móviles", detalló indignado.

"De lo único que se habla es de esto, de lo que pasó anoche y todo el mundo dice que esto no va a quedar así, que va a terminar en algo... no sé, hasta que no muera alguien acá no va a parar. Ahora llega la noche y  uno no sabe si se van a volver a agarrar, tampoco se puede tener a un policía en cada esquina, pero falta un poquito de seguridad también", agrega el vecino que hace quince años habita y recorre las calles de Nueva Roma.