Después de muchos años, Casilda tiene vigente una ordenanza que prohibe el uso y comercialización de explosivos en toda la ciudad. Por lo que estas deberían ser las primeras fiestas en las cuales no se escuchen estruendos. Lo cierto es que en distintos sectores de la ciudad hubo denuncias por infringir la norma.

El Municipio puso a disposición de los ciudadanos un número de reclamos al cual se pueden comunicar de forma anónima (428248) y los llamados no se hicieron esperar. Incluso hubo quienes recurrieron a sus redes sociales para dejar de manifiesto su disconformismo.

 

En la madrugada del 24 de diciembre se sintieron varias detonaciones en el sector de barrio Nueva Roma. Y los ruidos persistieron durante buena parte de la noche. Los más intrépidos se atrevieron a asegurar que se trataron de petardos y bombas de estruendo.

CasildaPlus.com se puso en contacto con Federico Censi, secretario de Seguridad Ciudadana, quien afirmó que los controles estuvieron centrados en evitar la comercialización de este tipo de productos. "Recibimos muchas denuncias, incluso en algunos lugares requerimos de intervención policial. Todos los operativos arrojaron resultados negativos". Incluso hubo una especial atención sobre los casos de los locales que habitualmente funcionaban como minoristas dentro de la ciudad.

Por otra parte, el funcionario municipal se refirió a los casos de denuncias en los cuales se apunta contra los particulares que arrojan libremente en la vía pública. "Son muy difíciles de controlar. Hemos recibidos muchos, pero si no encontramos nada cuando llegamos al lugar no tenemos ninguna forma de comprobarlo o labrar un acta", sostuvo.