La muerte del joven Francisco Quintana en diciembre pasado, luego de consumir una potente droga todavía no determinada a ciencia cierta, conmocionó a la sociedad casildense. El caso sirvió para hacer visible e instalar en la agenda pública local este problema que hasta entonces avanzaba en silencio.

Una de las voces que rompió ese silencio es el cura párroco Adolfo Segovia, quien este viernes proclamó que la solución no pasa por subir la apuesta en materia represiva. Junto a otros miembros de la comunidad religiosa congregada en torno a la parroquia San Pedro, Segovia dijo en el aire de Radio Casilda: "El narcotráfico casildense no se resuelve con más policías, sino con inteligencia. No nos engañen. El que quiere puede hacerlo, es una cuestión de investigación. Los vecinos lo saben, y los que tienen que saber, lo saben antes y no actúan", opinó.

Hace aproximadamente un mes, el gobierno provincial promocionó un 0-800 para que se realicen denuncias anónimas porque "la clave es investigar". Se trata del 0-800-444-3583 del Ministerio de Seguridad de la Provincia y la opción 3 está abierta a denuncias en torno a la problemática de la droga. Segovia agregó que la Parroquia puso en su programa oficial la movilización por Francisco Quintana, el próximo 7 de diciembre.

En el interior de la Iglesia San Pedro funciona la Pastoral de adicciones. Quienes se acerquen al lugar serán escuchados y derivados a sitios especializados para poder realizar un tratamiento.

Cuqui Carati, referente de la Asociacion Nazareth en Casilda, pidió una mayor participación del Estado y analizó la situación que se vive en la ciudad."Nuestro país no es de tránsito, sino que fabrica y elabora la droga. Casilda no está exenta de la problemática nacional.  Hay gente que comercializa todo esto y los chicos se enferman", marcó en los estudios de la emisora. A su lado, Julio García, adelantó que "posiblemente la semana que viene se inaugure en Rosario la fiscalía especializada en drogas que va a trabajar con la policía provincial. Los datos van a ser chequeados por todos, porque antes parecía que había una grieta con los federales, y la ministra Bullrich parece haberla eliminado". El ministro Pullaro, desde su cuenta de Twitter, le dio difusión al mencionado 0-800.

La idea de la Pastoral es crear un hospital de día en el que los chicos que sufren la adicción a las drogas pueden ser tratados, incluso los fines de semana donde se registran la mayor cantidad de crisis anímicas. Por lo pronto, como hace casi una década, siguen trabajando a la espera de contar con más apoyo gubernamental.