Un siniestro de considerable magnitud se desató este viernes por la noche en una vivienda calle Ayacucho al 1200. Sus propietarios no estaban en el lugar cuando comenzó el fuego e intentaron intervenir cuando se enteraron. Bomberos Voluntarios pudieron apagar las llamas luego de varios minutos de intenso trabajo pero hubo daños importantes en el interior.

Los uniformados se encontraron con mucho humo al momento del arribo y se tuvo que cortar el suministro eléctrico por algunos minutos. Lo que hace presumir que el fuego se precipitó por un cortocircuito. Más tarde realizaron trabajos de ventilación, aunque las pérdidas materiales fueron notorias.

Según informaros los mismos Bomberos, uno de los dueños del lugar quiso apagar las llamas por su cuenta, ante la desesperación, y resultó levemente intoxicado. Fue atendido por personal del SIES y se encuentra en buen estado de salud.

Las llamas alcanzaron artefactos, indumentaria y muebles que quedaron totalmente dañados. Por ese motivo ya hay vecinos organizando colectas para dar una mano a la familia afectada.