Las abogadas querellantes de la causa que investiga al ex capellán policial y ex cura párroco de Casilda, Eugenio Zitelli, interpondrán un recurso ante Tribunal de Casación para reiterar la necesidad de que éste permanezca en prisión hasta tanto se realice el juicio por la megacausa Feced, que podría tener lugar en febrero de 2017.

“Desde la querella estábamos solicitando hace tiempo la prisión efectiva porque entendíamos que era la única manera de garantizar la realización del juicio. Habíamos obtenido dos resoluciones en el sentido que nosotros planteábamos: Tanto de la Cámara Nacional de Casación Penal, que es el máximo tribunal penal del país, como de la Cámara Nacional de Apelaciones de Rosario, que revocó la excarcelación que oportunamente había concedido a Zitelli”, explicó a Radio Casilda la abogada Gabriela Durruty, quien integra la querella junto a sus colegas Jesica Pellegrini y Luciana Censi.

En el trascurso de estos trámites, la causa fue elevada a juicio oral y al mismo tiempo cambió de jueces, pasando a depender del Tribunal Oral Federal de Rosario. Allí Zitelli es parte de los imputados en lo que va a ser la tercera elevación a juicio de la megacausa Feced.

La fecha del juicio aún no ha sido dada pero, según explicó la abogada, informalmente les indicaron que podría comenzar en el mes de febrero de 2017.

El pedido de la querella para que Zitelli permanezca preso hasta el juicio tiene su justificativo entendiendo que “reviste lo que se llama peligrosidad procesal, es decir peligro de fuga y de desbastar las pruebas. Cuando obtuvimos los dos fallos favorables, solicitamos al Tribunal que haga efectiva la medida pero consideró que no estaban dadas las condiciones, señalando que no sería peligroso porque cada vez que se lo citó, concurrió”.

Por al mismo tiempo el Tribunal ordenó una serie de medidas de sujeción, las que se acercarían a una prisión domiciliaria. Entre ellas, no puede ausentarse de su domicilio por más de 24 horas, dos veces al mes debe presentarse en la comisaría y en el Tribunal, le retuvieron el pasaporte y no puede salir del país, entre otras restricciones.

No obstante, la querella apelará al Tribunal de Casación. “Porque entendemos -explicaron- que sigue revistiendo peligro de fuga y entendemos que hay puntos de la resolución que no están claros”.

Para la presentación tienen diez días desde la notificación de la resolución (fue el pasado viernes) y por eso están en plena preparación del escrito para interponer el recurso.

Según contó Durruty, el ex capellán policial y ex cura párroco de Casilda había fijado domicilio en una casa de retiro de la iglesia en Roldán.

“A Zitelli lo elevaron a juicio por 14 hechos de privación ilegítima de la libertad agravada en concurso real por tormentos agravados, y en concurso real con el delito de asociación ilícita, que es la organización que integraba con el resto de la patota de (el ex jefe policial Agustín) Feced”, concluyó la abogada querellante.