El arequitense Jeremías Viale había arribado al Gigante del Huasco a principio de año para tener su segunda experiencia como entrenador en el fútbol trasandino. Y causó grata impresión en una institución que tuvo que lidiar con problemas financieros pero que llegó a pelear el ascenso a la Primera B. En el comienzo de esta semana, el ex Alumni y Belgrano dijo basta.

Vallenar milita actualmente en la tercera división de Chile y sin ser un elenco de gran presupuesto, supo competir con clubes de mayor renombre. De hecho, los directivos lamentaron la salida de Viale y su entrenador de arqueros, Rafael Cisternas. "Hubo compromisos que no se cumplieron y situaciones administrativas que no me gustaron. Esto ya no daba para más", fueron las breves palabras que ofreció el oriundo de Arequito a medios chilenos.

El cambio de mando se da incluso en un momento de mucha ilusión para los simpatizas del conjunto verde y blanco, dado que Vallenar es uno de los seis clasificados a la liguilla por el ascenso. Todo producto del trabajo del cuerpo técnico que encabezó hasta ayer Viale.

Su último compromiso fue el pasado fin de semana, ocasión en la cual igualó 1 a 1 Colchagua. Lo cierto es que el domingo cuando los del Huasco visiten Arica para medirse contra San Marcos ya no contarán con el entrenador criado en las inferiores de Belgrano de Arequito. Y que de esta manera culminó su segunda experiencia como cabeza de grupo. Ya que el año pasado comandó los hilos de Limache