El llamado Salón Español supo ser un lugar de encuentros causales para los ciudadanos de Casilda. Sin embargo, en el último tiempo ha perdido prestigio y sus interiores lucen completamente en ruinas. El gasto para reacondicionarlo requiere de una inversión onerosa para los miembros de la asociación, por lo que se tuvo que buscar otra salida que reactive la situación.

Lo cierto es que asociados han intentado en múltiples oportunidades adecuarlo y darle otra impronta que tenga más que ver con la época actual. Pero nunca se llegó a buen puerto. Es por eso que desde hace algunos meses se entablaron charla con una empresa constructora dispuesta a levantar un edificio de gran envergadura en dicha esquina. Lo único que requirieron desde la Asociación es que se mantenga la planta baja como patrimonio.

“La gente que pasa por fuera ve un edificio en ruinas. Lo que sucede es que ha sufrido tantas intervenciones que el deterioro es evidente. Es imposible renovarlo con recursos propios. La inversión sería demasiada”, contó Néstor Fandos, hombre que encabeza la agrupación, en Radio Casilda. Lo concreto es que la firma del convenio aún no se hizo pero va bien encaminada. De hecho, ya se envió un estudio de factibilidad al Concejo Municipal para evaluar la posibilidad concreta de poner la obra en marcha.

Desde ambas partes lo están manejando con cautela. El primer paso sería dejar en óptimas condiciones el techo para luego proceder a la edificación. De todas maneras, los augurios son buenos y el trato beneficiaría a los interesados.