La reciente caída de 4 columnas de alumbrado público como consecuencia de una leve ráfaga de viento evidenció el mal estado de muchas de ellas y al mismo tiempo obligó al municipio a comenzar con un relevamiento para un futuro reacondicionamiento en distintos sectores de la ciudad.

Durante el domingo, un viento moderado tumbó una en Remedios de Escalada al 1500, en 25 de Mayo y San Juan, en 25 de Mayo y Fray Luis Beltrán y otra en barrio Nueva Roma. Afortunadamente ninguna ocasionó daños a personas que en ese momento circulaban por el lugar. Solo la primera impactó en la parte trasera de un automóvil que estaba estacionado.

Marta Lapegüe.
Marta Lapegüe.

Las columnas “se cortaron al ras, a la altura de la superficie de la vereda, por problemas de óxido”, explicó Marta Lapegüe, secretaria de Obras Públicas municipal.

Ocurridos los episodios del domingo, personal de Alumbrado desconectó las luminarias y las retiró de la vía pública donde habían quedado.

Algunas de las columnas de la ciudad tienen ya 25 años y el paso del tiempo las fue deteriorando. Algunas no cuentan con una base de hormigón y por eso la humedad y el óxido terminan erosionando el metal hasta una situación riesgosa.

Por eso desde el lunes el municipio comenzó con un relevamiento de todas las columnas de la ciudad, iniciando por bulevar 25 de Mayo. “hay que revisar y si hay alguna floja hay que sacarla y repararla. Y también hacer la base protectora de hormigón para darle mayor tiempo de duración a cada columna”, indicó la funcionaria.

Otro problema que se advierte con las luminarias de la ciudad, especialmente las que están sobre bulevar Villada, es que vándalos sacan las tapas de chapa, ubicadas a unos 50 centímetros del piso, que sirven para cubrir el lugar donde están los cables de conexión. Por eso desde la secretaría de Obras Públicas se comenzó con un relevamiento “y el lunes comenzamos a fabricar las tapas para volverá a colocarlas, porque estando significa un riesgo que eso permanezca abierto”, dijo Marta Lapegüe.