El posible otorgamiento del salario social complementario para determinadas personas, que gestionó la Corriente Clasista y Combativa, generó ruido entre los ciudadanos de Casilda. Mediante una convocatoria que algunos juzgaron "demasiado selectiva", se invitó a participar de proyectos sociales a cambio de una suma monetaria mensual. Más allá de las críticas, la organización piensa que hizo lo que correspondía.

Vale decir que esta clase de planes se enmarcan dentro de la Ley Nacional de Emergencia Social, aprobada por ambas cámaras y que comenzó a ser reglamentada a partir del presente año. Existe un Concejo Consultivo, formado por diversas organizaciones sociales (la CCC incluida) y el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, el cual se encarga de revisar la documentación que se envía y aprobar a los potables candidatos.

Daniel Scopetta, CCC.
Daniel Scopetta, CCC.

Debido a que muchos de los proyectos planteados en la ciudad corresponden a la Fuerza Popular Casildense, hubo una prioridad para incorporar personas de confianza o conocidos de los principales referentes. De hecho, así lo admitió Daniel Scopetta, militante de la CCC, en los micrófonos de Radio Casilda. “Es posible que nos hayamos equivocado,  pero elegimos el mal menor. No podíamos hacer una convocatoria masiva y dejar afuera gente que tiene necesidad. Si realmente vemos que no gustó, posiblemente cambiemos el mecanismo si se habilitan más planes”, agregó.

Todavía no se sabe cuándo se va a aprobar la documentación que enviaron y mucho menos cuando entrarían en vigencia estos planes. Sin embargo, Scopetta aseguró que la contraprestación que deberán cumplimentar los beneficiados será controlado por los encargados de cada proyecto. Finalmente, sostuvo: “Lejos estamos de querer utilizar esto como una campaña política. Lo que tenemos que discutir es la pobreza y como llegamos a este punto. Sino terminamos matando al mensajero”.