Los integrantes de la comisión directiva que se conformó, de manera oficial, en octubre del año pasado se encuentran en una disputa legal contra un particular que niega el dominio completo de la institución a la comunidad. Como parte de este desacuerdo se llevaron adelante instancias de mediación que terminaron fracasando, por lo que ahora todo será elevado a un juicio de desalojo.

Según el comunicado oficial que dieron a conocer los jóvenes que actualmente manejan los hilos del club ubicado a escasos metros de la Plaza Simonetta, ellos llevan varios años luchando por la reactivación del mismo. La idea se concentrarlo en lo que seria un polo "generacional, de gestión y producción artístico-cultural". Sin embargo, por ahora, no pueden acceder a su completo uso.

"El club está siendo usurpado y usado como bar-boliche para beneficio personal de un antiguo integrante de lo que habría sido alguna vez la comisión directiva", reza el escrito en cuestión. Lo cierto es que el conflicto parece estar en su punto mas álgido y terminará con un enfrentamiento en tribunales.

La comisión directiva actual insiste en que han cumplimentado todos los pasos legales necesarios para no encontrarse con ninguna sorpresa y ahora sólo resta esperar por el accionar de la justicia.