La agresión de una madre a la directora de la escuela Casado de Casilda, que obligó a suspender las clases en la institución el jueves a la tarde, mantiene preocupadas a las autoridades educativas de la región. En diálogo con Radio Casilda, la supervisora regional Liliana Ruggeri, contó detalles del hecho y dijo qué medidas llevarán adelante en busca de una solución al tema.

El episodio ocurrió el jueves minutos después del mediodía cuando las docentes despedían a los chicos del turno mañana. La mamá de dos alumnos tomó a la directora de los pelos y la tiró al piso, hecho que generó preocupación y motivó a la supervisora, que en es momento estaba en el lugar, a dar aviso a la policía. Intervino la Comisaría de la Mujer y personal de salud se acercó a la escuela a atender a la directora, quien no sufrió heridas.

“Fue sobre el horario de salida, cuando despedíamos a los chicos. Una señora que emocionalmente estaba violentada agredió a la directora que estaba despidiendo a los alumnos de primer grado”, dijo Ruggeri, aclarando que la mujer “es madre de dos niños de la escuela, pero esto tuvo que ver con una situación emocional ya que no hubo una situación relacionada al aprendizaje escolar de los chicos que llevó al enojo. Los chicos son excelentes alumnos”.

La supervisora regional de Educación dijo que su presencia en la escuela se debía a una visita de rutina, pero al mismo tiempo indicó que existía “una situación que veníamos siguiendo, con una persona que se venía acercando a la escuela pero nunca imaginamos que podía pasar algo así”.

Luego del hecho y tras dialogar con el personal docente de la escuela, fue la propia Ruggeri la que sugirió la suspensión de clases en el turno tarde debido a que los educadores se encontraban afectados por lo vivido. Permaneció en el lugar acompañándoles hasta la hora 18, momento en que se retiraron del edificio.

Al igual que en la mayoría de las escuelas provinciales, el viernes la Casado no dictó clases por paro. La actividad retornará el lunes, “y voy a estar presente en la institución acompañando a los docentes, y pedí también el acompañamiento de autoridades policiales en el ingreso a la institución”, confirmó la supervisora.

Si bien Ruggeri estimó “no creo que este caso pase a mayores”, creyó conveniente que, por una cuestión de seguridad, el lunes la fuerza pública se haga presente en el lugar.

Por último, la docente indicó que debido al episodio del jueves al mediodía se decidió suspender la velada escolar que iba a realizarse el domingo “porque esta tiene que ser una actividad de diversión, y los chicos y los docentes aún están golpeados”.