Brian Paz se recibió como enfermero hacia finales del 2017 y adoptó el servicio de vocación como cada hombre y mujer que se viste de blanco para acompañar a los pacientes. En la cual situación de pandemia mundial, se encuentra trabajando en el Hospital Centenario de Rosario y dedicó un rato de su tiempo libre para contarle a Radio Casilda como es estar cerca de las personas que son sospechosas de portar el virus y como se interviene.

Antes de arribar a la Cuna de la Bandera, el joven enfermero se desempeñó en el Hospital de Firmat y también fue contratado por servicios de emergencia privados de su ciudad natal. Ahora, lleva más de 60 días instalado en Rosario, prestando servicio en la Sala 1 del Centenario. Nosocomio que fue noticia en los primeros meses de la expansión del coronavirus por el positivo que registró un camilleros. 

Paz manifestó que en sala donde atiende se realizan atenciones de personas con síntomas respiratorios y se los aisla luego de realizado el hisopado. "Si resultan con un test positivo de los deriva a otra dependencia", argumentó. De toda maneras, sostuvo que al momento no han activado protocolo alguno.

Por supuesto que detrás de cada profesional hay un ser humano, o viceversa. Y de eso también habló el casildense. "Trato de no contabilizar de los días que llevo sin volver a Casilda. Si lo hacés, te ponés a extrañar a la familia y es más complicado", garantizó. En ese sentido, dijo que los días libres cambiaron mucho y que la contención para no sentir el aislamiento se hace entre propios colegas.

A su vez, Paz develó que cuando inició su carrera pretendía ampliar sus conocimientos estudiando medicina, pero hoy en día se siente cien por ciento enfermero. "Mi abuela fue enfermera toda su vida y se jubiló en el Hospital San Carlos. Seguramente tuvo mucho que ver en la vocación que elegí. Me crié viendo eso", remató.