Luego del allanamiento realizado en conjunto entre la PDI de Casilda y la policía departamental de Marcos Juárez, se dio intervención a un equipo forense para identificar al hombre que fue encontrado sin vida en el patio de una vivienda. El cuerpo estaba oculto en un pozo y los Bomberos Voluntarios debieron retirarlo de allí.

El accionar de las fuerzas del orden comenzó en la mañana del jueves. Un intenso rastrillaje en una casa de la localidad de Arias permitió dar con el siniestro hallazgo. Ahora, los especialistas trabajan pasa saber si, efectivamente, se trata de Juan Carlos Romero, camionero casildense desaparecido el pasado 25 de noviembre.

Los familiares del transportista se expresaron en los micrófonos de Radio Casilda y pidieron que se aclare el caso cuanto antes. "Él tuvo una relación sentimental con esta mujer pero ya estaba terminada. Desde entonces lo amenazaba y hasta llegó a doparlo", contó Rocío, su sobrina. Además, dejó entrever que no era la primera vez su tío era secuestrado por su ex pareja. Sólo que él nunca quiso que trascendiera esa situación.

Según pudo saber este medio, el cuerpo estaba bastante deteriorado, el rostro lucía totalmente desfigurado y se supone que su cabeza fue sumergida en agua. Al no haber marcas en la piel, la única manera de identificarlo será mediante sus huellas dactilares o bien con un ADN.

Romero fue visto por última vez aquel 25 de noviembre. Testigos aseguran que se subió a un vehículo junto a una mujer, a quien se apunta como sospechosa. De hecho, el cadáver que se encontró estaba situado en el patio de su hogar. De todas maneras, los familia del hombre desaparecido remarcó que están seguros que ella contó con algún cómplice.