Finalmente, Candelaria, la nena de siete años a la que se le prohibió jugar en las categorías de AFIZ de Huracán de Chabás, está habilitada para hacerlo de aquí a fin de año. Sólo por seis meses. Tras ese período, debe fichar y como la Liga Casildense no prevee las fichas de mujeres, volverá a quedar fuera del sistema formal del fútbol local.

Así se lo comunicaron los directivos de la LCF a su mamá, Rosana Noriega Conti, que asistió en la tarde del miércoles a la sede de calle Sarmiento acompañada de Cecilia Fioretti, la abogada que representa a la familia, y el coordinador del fútbol juvenil del Zapatudo, Gustavo Pasquinelli. Fueron recibidos por el presidente Ricardo Pozzi, el secretario Héctor Mattei y el tesorero, Germán Regiardo.

 

 

Rosana sacó sus conclusiones, las difundió en las redes sociales y luego hizo declaraciones en Radio Casilda. "Sabíamos que no hay equipos femeninos en la Liga y pensaba, más lejos, buscar otras opciones, pero no tan chiquita. Es como que no se puede y punto. Se baja la persiana y ya está. Es de hombres y las nenas tienen que agarrar el bolsito e irse a su casa. Los clubes tienen que pensar más allá. Es un cambio cultural", reflexionó la mamá que encabeza la propuesta de "incluir a los chicos y no diferenciar hombres y mujeres". La propia Rosana aclaró que mientras Cande quiera jugar, su familia la va a acompañar.

 

Apoyo del Estado

La Subsecretaria de Políticas de Género de Santa Fe tomó cartas en el asunto. Gabriela Sosa se comunicó con la familia de Candelaria, y le ofreció a los representantes legales, el respaldo estatal para demostrar que este tipo de acciones son una forma de discriminación por su particularidad de género.

"Los reglamentos y la política deportiva se construyen. En su mayoría lo hacen los varones, formados en contextos culturales que todavía tienen afianzados determinados roles para varones y mujeres. Claramente se han construido en paradigmas que naturalizaban el rol de las mujeres en sus lugares mas estereotipados. Tiene que ver con el contexto que vivimos hoy en la Argentina y también en nuestra provincia", reflexionó la funcionaria que en Radio Casilda prometió seguir el caso de cerca.

 

Sosa adelantó que piensan articular políticas de género junto Pablo Catán, secretario de Deportes de la Provincia, y elevarlas a las diferentes ligas de toda la región para que las niñas que quieran practicar fútbol no tengan que pasar por la angustia que está viviendo la pequeña oriunda de Chabás.