Del calor al frío sin escala. Si bien suena un poco exagerado, la temperatura disminuyó de forma considerable con respecto a la agobiante tarde del miércoles. Se trata de un pequeño respiro que no duraría demasiado porque el viernes y sábado se anuncian con máxima de entre 29 y 31 grados.

El viento que comenzó a rotar del sector sur hizo disminuir los niveles de humedad y la variación en los valores se sintió desde las primeras horas del jueves. Quienes salieron temprano de la cama se encontraron con mínimas que se ubicaron por debajo de los 10 grados. De todas maneras, las precipitaciones no fueron necesarias. El diluvio que se vio en Capital, no se reflejó en el sur santafesino.

Para las próximas horas se aguarda que el termómetro vuelva a sufrir variaciones importantes. Esta tarde, el sol ayudará a calentar el ambiente aunque lejos estará de ser un día pesado. Por el contrario, el viernes y sábado serán jornadas para andar con ropa liviana. El ambiente se tornará agobiante y no se descartan tormentas entrenado al domingo. Así de ciclotímico se encuentra el tiempo.

El pronóstico extendidos para los días venideros.
El pronóstico extendidos para los días venideros.