Jorge vive en barrio Nueva Roma. En Ayacucho al 3000 no hay cordón cuneta y entonces, el agua se apodera de todo el espacio bajo. Para peor, le construyeron una casa contigua y le generaron filtraciones en sus paredes y en el techo. La lluvia no dio tregua este lunes y la vivienda quedó en ruinas.

Jorge vive con su mujer y sus cuatro hijas. Una de ellas, Guadalupe de 6 años, es ciega y necesita un seguimiento personal ya que por estos días no va a concurrir a la Escuela Especial. Se arruinó la ropa de las nenas que van desde los 4 a los 13 años, se le quemó su heladera que pudo reemplazar gracias a la ayuda de los vecinos y está tratando de contener la estructura del techo de hormigón, que amenaza con ceder.

En las primeras horas de este miércoles, entregó su testimonio a Radio Casilda. "Tengo miedo porque una familia sufrió un derrumbe y esto es un peligro", contó el vecino casildense que usa lo menos posible la energía eléctrica dado que las paredes quedaron electrificadas.

Desde diferentes espacios políticos se comunicaron con la familia damnificada. En la Municipalidad le entregaron colchones y estuvieron en contacto a partir de la intervención de la cartera de Desarrollo Social. Además, en la Vecinal Nueva Roma separaron ropas para las pequeñas niñas.