TEDxCasilda reunió grandes ideas, personajes pintorescos y una audiencia que respondió con creces. Pero los buenos eventos también tienen su lado solidario y el grupo que estuvo a cargo de la notable organización no quiso quedar exento de ese rubro. Algunas horas después de que pasara la euforia se encontró con que parte de las delicias que se sirvieron durante el break del sábado habían quedado sin siquiera salir de su empaque. Por lo que se consiguió un destino más que loable.

La panificadora y confitería Deubel fue uno de los sponsors de lujo que tuvo el evento realizado en el Teatro Dante. Qienes estuvieron allí toda la jornada se encontraron con una linda sorpresa cuando se dio el descanso de media tarde. Entre los equipos de mate que asomaron tibiamente, aparecieron los voluntarias con su camiseta roja y enorme bandejas repletas de delicias.

Hubo palmeritas, polvorones, pasta frola, pepas, copitos de merengue, magdalenas y hasta alfajores de maicena. Y a pesar de hubo un piso de 300 asistentes, el alimentos fue más suficiente, sobrando muchas bandejitas que tuvieron como destinatarios a los chicos del Horgacito San Cayetano. "Estamos contentos de aportar algo para que ellos puedan disfrutar en sus próximos desayunos. Es otra gran satisfacción del evento", contaron desde la organización.

Por su parte, desde las redes sociales del Hogarcito se vieron sorprendidos por la visita y agradecieron el gesto de grandeza. Ya está todo bien guardado en las alacenas para que los niños y adolescentes lo disfruten en breve.