La marcha contra los tarifazos organizada por la Multisectorial Casilda terminó con un encuentro entre ciudadanos y los concejales. Luego de la sesión ordinaria, los ediles dialogaron con quienes se acercaron hasta el Palacio Municipal y esgrimieron sus mayores preocupaciones. Como medida importante, hubo una propuesta de realizar una audiencia pública en la cual podrían llegar funcionarios de la EPE y Aguas Santafesinas.

Los distintos sectores sociales y políticos que integran el movimiento acercaron un petitorio que fue entregado en manos del presidente del Cuerpo Deliberativo, Pablo Zanetti, y que también tendrá una copia para el Poder Ejecutivo. El escrito tiene tres puntos fundamentales: la adhesión al proyecto de Ley Nacional para congelar tarifas, la adhesión al proyecto de Ley unificado que se presentó el 11 de marzo en la Provincia y la declaración de la emergencia energética en la ciudad. 

La concentración empezó en la EPE.
La concentración empezó en la EPE.

El hall central de la Municipalidad se llenó de vecinos rápidamente y las quejas no tardaron en aparecer. La preocupación más reiterada fueron las inusitadas facturas que se están recibieron en comercios y domicilios particulares. Incluso se hizo mención a algunos casos particulares en los cuales ya se están produciendo cortes y la reconexión es otro asunto que molesta por su alto costo.

Los ediles coincidieron es que en el caso de las tarifas de gas, los métodos de pago pueden ser adecuados al bolsillo del usuario, puesto que la administración corre por parte de una empresa local como lo es la Sapem. Sin embargo, la luz y el agua no dependen de sus propias fuerzas.

En resumidas cuentas. Habrá un pedido expreso a la EPE local para que suspendan los cortes por morosidad, y también se buscará articular cuanto antes un encuentro con la presencia de funcionarios de Empresa Provincial de la Energía y Aguas Santafesinas.