Una funcionaria del Ejecutivo Municipal reveló que no son pocos los casos de desamparo que llegan hasta las oficinas públicas locales. Ya sea por preocupación de algún allegado o por propia iniciativa del ciudadano que se siente desprotegido, el poder político surge como la solución más a la mano. Sin embargo, ¿con que dispositivos se cuenta en la ciudad para dar una respuesta adecuada?

Quien se explayó en el tema fue Patricia Ferraretto, subsecretaria Legal y Técnica. En una amplia con Radio Casilda trató de dar algunas pautas. En primer término consideró: "Es algo que nos mueve mucho desde la perspectiva humana. Aunque también requiere de la movilización de múltiples elementos para dar una ayuda correcta".

Lo que se busca como respuesta preliminar es el contacto con el núcleo familiar. Dejando de lado las diferencias que puedan existir, se lleva adelante una mediación para que se cubran las necesidades básicas del ciudadano en cuestión. "En casos de mucha tensión le damos intervención al Juzgado de Familia", amplió Ferraretto.

Pueden existir otras situaciones en las cuales el involucrado no cuente con un familiar o tutor con vida. Para esa ocasiones hay dos caminos. Si está cubierto por una obra social, se contacta a la entidad para asegurar la presencia de un acompañante terapéutico. De lo contrario, se lo contiene a través del equipo de Salud Mental del Hospital San Carlos.

Por otra parte, la subsecretaria amplió su testimonio dando cuenta de casos en los cuales se tramita una pensión o se traslada a la persona en cuestión a un centro de cuidado para su reinserción y socialibilización.

Escucha la nota completa con Patricia Ferraretto