Un grupo de martilleros llevó a cabo el remate de herramientas y automotores en desuso de la Municipalidad de Casilda. En el corralón ubicado en Moreno entre San Luis y San Juan, se subastaron camionetas, tractores, motoniveladoras y elementos identificados como chatarra.

Alrededor de 40 lotes se fueron en manos del buen número de compradores que se acercó hasta la dependencia municipal. Una suma cercana a los $130.000 completa la recaudación total de los que están deducidos los gastos propios del evento.

El cuerpo de subastadores estuvo compuesto de ocho profesionales vinculados al Colegio de Martilleros de Rosario. Cuatro de ellos hicieron efectiva la recepción de las ofertas y otros cuatro se dedicaron a confeccionar las actas.