El mensaje es reiterado y hasta conocido. Lamentablemente no todo el mundo parece haberlo captado, por omisión o por ignorancia, y los contagios en Santa Fe se siguen diversificando. La bota pasó a ser desde hace varias jornadas el tercer distrito nacional con más casos, sólo por detrás de la Provincia de Buenos Aires y Capital Federal. Ahora más que nunca es necesario redoblar esfuerzos para evitar el tan temido colapso.

Desde el gobierno provincial insisten con la responsabilidad social y el evitar las salidas sin sentido. Algo que parecía lejano y utópico, hoy se está sintiendo de cerca. Los recursos disponibles, tanto humanos como materiales, se están contando y no sobra demasiado. El colapso suena bastante real sino se detiene la marcha de contagios.

¿Qué sucedería si la tendencia no disminuye? Si se sigue por este carril, se corre el riegos de que haya más pacientes enfermos al mismo tiempo y algunos podría quedarse sin la atención que requieren. En las ciudades de Casilda, Venador Tuerto y Firmat, sólo por nombrar algunas, los límites ya se tocaron y no sería apropiado seguir tirando de la cuerda.

¿Qué podemos hacer? La consigna básica es quedarse en casa. Como remarcó el Ejecutivo Santafesino, "es el momento de convivir con la pandemia, para que el virus deje de circular tan rápido". Esa convivencia requiere de sacrificios y colaboración. No quiere decir que cada uno haga su propio camino, sino que por el contrario se entienda que la realidad cambió y no es posible realizar lo mismo que hace ocho meses. Si el trabajo no se hace en conjunto, el esfuerzo de los médicos puede ser en vano.

Los números actuales

Según el parte provincial del día lunes, Santa Fe tenía 112 pacientes internados en UTI, 66 de los cuales requerían de asistencia mecánica respiratoria. Más otras 240 personas hospitalizada en salas generales de distintos nosocomios. Un número superior a las 350 internaciones solamente por Covid. Allí está el gran problema y que muy pocos entienden.

Tomar conciencia, también es crecer. Evitemos el colapso, juntos podemos.