El pasado jueves, durante la madrugada, un comercio emblemático de la ciudad sufrió un hecho de robo y vandalismo. Dos jóvenes delincuentes rompieron el vidrio de la puerta de ingreso y se llevaron la caja registradora en menos de un minuto. En medio de la angustia que se generó en el seno de la familia, la principal afectada tuvo palabras muy acertadas al respecto. Optó por referirse a la educación que recibieron esos chicos y destacó la labor del personal policial.

"Luego de mirar nuevamente las cámaras empecer a sentir, como mujer y como madre, mucha pena, pena por las mamás de esos dos delincuentes, que han fracasado en el rol de tal. Al no educarlos y encaminarlos para que sean personas de bien", reza una parte del escrito que ya se viralizó entre los casildenses. La reflexión está acompañada junto a los videos de las cámaras de seguridad, en los cuales se puede apreciar el actuar de los ladrones. Uno de ellos rompe el vidrio con un simple patada, ingresa y va directo a buscar la caja registrado. Mientras tanto, su cómplice espera afuera a modo de "campana" para emprender la huida.

"Me tomo el atrevimiento como mamá...a decirles a esas madres que todavía están a tiempo de reeducarlos, para evitar el día de mañana ir a visitarlo a alguna celda", prosigue en su reflexión quien contó que durante la madrugada del robo sus hijos la llamaron para saber si la situación estaba controlada.

Finalmente se destaca que gracias a la colaboración de la PDI, el Comando Radioeléctrico y algunos vecinos, se pudo recuperar la caja registradora. Un elemento de valor sentimental para la familia y el local que durante este año cumplió 25 años trabajando en la ciudad.

La compresión y la tolerancia son valores que no abundan hoy en día, y tampoco parecen fácil de cultivar. Por eso, desde este espacio, celebramos y valoramos esta mirada. No todo es blanco o negro, cielo o infierno, premio o castigo. Encontrar las razones de un comportamiento que parece erróneo, también nos hace ver la luz.