Con el correr de los días la situación epidemiológica en la ciudad se intensificó a pesar de que día a día fueron variando la cantidad de contagios positivos. Este miércoles el pico más alto llegó con sesenta y dos pacientes positivos para coronavirus en tan solo 24 horas. A raíz de esto, el vicedirector del Hospital San Carlos, dejó sus impresiones al aire de Radio Casilda.

Durante su presentación, destacó constantemente la necesidad de que el comercio siga trabajando, teniendo en cuenta que lo ve como una necesidad primordial, pero analizó otros puntos, como las visitas a espacios públicos, las caminatas o las salidas en bicicletas en grupos que no son parte de la misma familia.

"Estoy cansado de ver gente corriendo con amigos, que corran solos. Se juntan siete u ocho en bicicletas, casi siempre pibes jóvenes, ¿dónde están los padres de esos chicos?", comenzó diciendo el doctor. Y agregó: "El otro día en la plaza había amigos tomando mates, no eran familia. Estamos desesperados por eso, queremos que la gente labure, porque la gente tiene que trabajar, tiene que hacer un deporte, porque esto va para largo. Pero tenemos que concientizarnos de que hay cosas que tenemos que cambiarlas"

Continuando con su reflexión, sostuvo: "Esos padres de los adolescentes que están dando vueltas en bicicletas matándose de la risa, que es hermoso" aclara, y sigue: "Ahora viene la primavera, ¿¡qué irán a hacer?! Vamos a terminar mal, perdonen que estoy así y le pido perdón a la audiencia, pero es la única manera que tenemos de que esta situación no nos desborde y que Dios no quiera y pase lo que está pasando en Salta o Jujuy, depende de cada uno de nosotros, no queda otra".

Largo y desconocido proceso

"Nadie estaba acostumbrado a esto, es un proceso largo, ya llevamos siete meses, la gente está cansada, todos los ciudadanos están cansados, pero vos ponete en el lugar de un médico de terapia, de una enfermera, de una mucama, que todos los días tienen que venir a ponerse la ropa y los equipos de protección", señala.

Dejó en claro que "no quiero victimizar al sistema de salud" pero "se triplicó el trabajo". Y explica Guerrera: "Trabajar sobre un paciente en terapia intensiva antes de la pandemia era muy distinto a trabajar ahora. Por ejemplo, si antes te requería treinta minutos hoy te requiere una hora y media como mínimo".

Entre cansancio y falta de empatía

Al ser consultado por lo que hoy siente junto a sus pares, detalló lo siguiente. "No solamente es agotamiento, sino también la indignación que tenemos todos, no por los comercios, los cuales tienen que estar abiertos porque la gente tiene que trabajar, pero por favor tomemos conciencia cuando vamos a compartir un día lindo como el de hoy de que no podemos hacerlo de la misma manera que lo hacíamos en el mes de marzo,  desgraciadamente nos cambió la vida y nos tenemos que cuidar hasta que aparezca la vacuna o el tratamiento indicado".