En la región hay talento de exportación. Si alguien tenía alguna duda, basta una muestra. Los Latin Grammy Acoustic  Sessions son shows exclusivos que buscan conectar al público con los más destacados artistas latinos. El inicio del ciclo fue en México con Luis Fonsi y siguió en Buenos Aires con Carlos Vives. Pero además del azteca y el colombiano, hubo presencia regional.

Soledad y Joystick levantaron la bandera del talento del departamento Caseros, representando a Arequito en el caso de la solista y a Casilda, Chabás y Fuentes en lo vinculado al grupo. Lali Espósito, Abel Pintos, Palito Ortega, Sandra Mihanovich, Miranda!, Jimena Barón y muchos otros también desfilaron por la alfombra roja en la Usina del Arte.

 

La Sole comenzó su show sentada en una silla de madera, acompañada de sus músicos y las palmas de todos los presentes hasta que "Tren del cielo" hizo poner de pie a todos, que entonaron el hit de la arequitense.

La presentación culminó con "Hermana", canción inspirada en Natalia Pastorutti, quien apareció por la puerta de atrás y se unió la interpretación. Soledad volvió para el cierre de la noche junto a Carlos Vives, con el que entonaron "Dame una sonrisa".