Finalmente pasó la tempestad por la región y dejó tela para cortar. Bomberos Voluntarios y Defensa Civil trabajaron desde las 22 del sábado para tratar de auxiliar a quienes peor la pasaron. En zona céntrica se volaron dos techos, hubo arboles caídos en rutas y una estructura que cedió en Bolívar y Cerrito.

El Jefe de Bomberos, Federico Censi, estuvo en contacto con CasildaPlus.com y aseguró que estuvieron con tres dotaciones en las calles tratando de dar una mano. La mayoría de las intervenciones se hicieron en conjunto con personal de Defensa Civil y la Secretaría de Obras y Servicios Públicos.

Ls situaciones más graves se dieron en Lisandro de la Torre al 3600 y en la esquina de Mitre y Mendoza. En la primera de ellas, se voló parte del techo de una vivienda y desde el Municipio debieron acercar un nylon para evitar filtraciones. Mientras que en Barracas, la parte superior de un quincho terminó literalmente en el medio de calle. Se transformó en un peligro para los automovilistas hasta que pudo ser retirado.

Las labores se extendieron hasta pasada la medianoche, cuando fue retornando el suministro eléctrico y el viento cesó. Igualmente hubo árboles caídos sobre ruta 33 y ruta 92, una estructura que cedió en la intersección de Bolívar y Cerrito, y postes que perdieron estabilidad en la zona del Fonavi. Más allá del susto, la tormenta pasó y los daños que se produjeron fueron solamente materiales.