Con un duro documento sobre la realidad actual del sector y como forma de apoyo a la marcha que este viernes distintas agrupaciones sindicales llevan adelante a nivel nacional, delegados y trabajadores nucleados en la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) Casilda se movilizaron por el centro de la ciudad para hacer conocer a la comunidad el difícil momento que atraviesan.

La marcha por las calles.
La marcha por las calles.

La sede de calle Washington de la UOM local fue el punto de partida y desde allí se trasladaron caminando, con cartelería y folletos en mano, hasta la esquina de Buenos Aires y Sarmiento, donde dieron lectura un documento.

Explicaron que la movilización se realizaba “en solidaridad con los compañeros” de otras organizaciones (CGT, CTA, CCC, entre otras) que este viernes se manifiestan en el Congreso nacional por la Ley de Emergencia Social para pedir “al gobierno nacional que se haga cargo de los que menos tienen y más necesitan”.

El comunicado.
El comunicado.

Según el diagnóstico que realizan, en el país “crecen la pobreza y el hambre, falta el trabajo, cierran los comercios”. En este marco, su postura es clara: "Repudiamos las medidas de ajuste que lleva adelante el gobierno nacional”.

El texto marca una crítica directa al presidente Mauricio Macri, quien señalan que “es un empresario y no un político”.

“Le sacó a los humildes para darle a los que más tienen. Este modelo es un fracaso con record de endeudamiento”, critican.

Los delegados que se manifestaron este viernes por la mañana en la ciudad explicaron que en general el sector metalúrgico ve peligrar alrededor de 28 mil puestos de trabajos debido a un modelo que utiliza “metodología de los 70 para volver a los 90” y “nos hace recordar al 2001”.