La Administración Nacional de Aviación Civil (Anac) desembarcó en el Aero Club Casilda para dictar una capacitación a instructores de pilotos de helicópteros, la que contó con participantes de distintos puntos del país. Además de charlas con destacados profesionales, hubo mucha actividad en el cielo de la ciudad.

El taller se desarrolló el jueves: durante la mañana y parte de la tarde fue el turno de la teoría, y por la tarde las demostraciones aéreas. En tanto que durante la mañana de este viernes se hacen las instancias finales.

“Para nosotros esta es una actividad necesaria. En esta nueva gestión vemos con buenos ojos salir de los escritorios y de los papeles y acercarnos más donde se hace la actividad. Este es un taller para acompañar a instructores de pilotos porque ese es nuestro deber, como así también el fomento y el desarrollo de la actividad aeronáutica”, sostuvo Fernando Nocito, de la Unidad de Relaciones Institucionales de la Anac, quien destacó y se mostró “gratamente sorprendido” por las instalaciones del Aero Club Casilda.

Desde esta institución de la ciudad, Carlos Faravelli, uno de sus referentes, calificó a la actividad como “muy interesante” y remarcó: “la Anac se vino con el mejor equipo de gente y agradecemos la muy buena predisposición. Fue todo muy productivos: se vio cómo se rescata a una persona herida y se la lleva al hospital, y también cómo apagar un incendio con el helibalde. Fue todo muy completo y ojalá pueda volver a repetirse”.

En este mismo sentido, el presidente del Aero Club local, Hugo Cagliani, se mostró “muy agradecido con la Anac, los instructores y todos los participantes. Esto es algo que hace crecer mucho a un Aero Club y lo potencia. Salió todo bárbaro, estamos muy contentos y ojalá que se repita”.   

La capacitación dejó enorme satisfacción en los participantes, quienes pudieron nutrirse de los conocimientos y novedades de la aeronáutica. Todos coincidieron en la importancia de contar con esta actividad en la ciudad, y remarcaron la necesidad de que vuelva a repetirse para seguir contribuyendo en la formación profesional.