Los partidos definitorios suelen traer emociones y a las pruebas nos remitimos. Tanto en el Nuevo Fortín de Nueva Roma como en el Cemento de Chabás, hubo discusiones, resultados cerrados y mucha expectativa de cara a las revanchas del próximo domingo.

El León festejó en su casa.
El León festejó en su casa.

El León se dio un gusto grande. Con sus hombres de la cantera y el proyecto que sostiene desde hace tiempo le ganó con justicia, 2-0 al Tricampeón, y sueña con quitarle su indiscutido protagonismo. En la primera parte, un yerro de Dante Rossi posibilitó el quiebre del juego, y tras enviar la bola contra su propio arco estableció la primera diferencia para los locales. De allí en más, tuvo el pulso del trámite en su puó y mantuvo lejos del arco a su rival. Atlético Pujato intentó recuperarse sin Ale Cascio que se fue lesionado. Además, Facundo Petetta y Matías Cimarelli se pasaron de vueltas en su ímpetu pero Sebastián Ranciglio no los expulsó. La jugada le quedó en la cabeza al juez que en el complemento, cobró las divididas para el anfitrión y sobre el cierre le dio un penal dudoso. Entre Varela y Faggiani encerraron a Navarro y el juez decidió señalar el punto central del área. Mariano Celman fue con determinación y colocó el 2-0 final. Pudo descontar Castella, y el palo se lo negó en el epílogo. De cara a la revancha, los de Damián López se tienen fe ante el elenco de Vailatti que hace tres años marca tendencias en la LCF.

En Nueva Roma fue empate 1-1.
En Nueva Roma fue empate 1-1.

En Casilda, Aprendices y Nueve jugaron un partido equilibrado. El Pulgón intentó cortar los circuitos laterales de la Academia y tener el control del juego con su habitual manejo de pelota. Los comandados por Gustavo Raggio hicieron a la perfección parte de su trabajo e incluso parecían que se iban a quedar con el premio mayor. A falta de diez minutos, Sbrassini robó una pelota a Franco Maroni en una presión alta y concretó el tanto que indicaba un desenlace favorable para los de Arequito aunque quedaba una historia más para contar. La protagonizó el árbitro Nicolás Soria que juzgó mano de Hayes cuando el balón pareció darle en el pecho. Poco le importó a Jesuan Lucci, que desde los doce pasos puso el 1-1.

En el Tanque, donde el Verde se hace fuerte, el elenco de Armando Bandoni deberá ganar dentro de siete días para poder decir presente en las finales del primer torneo del año en la Casildense.