El paso de mando entre gobiernos diferentes es siempre un tema a tener en cuenta en una sociedad que a veces cansada de un color político, decide elegir otra opción. Lo cierto es que las cosas se empiezan a complicar cuando a pesar de estar todo dentro de las urnas el tiempo entre las elecciones y la toma del poder se hace largo.

Tal vez no es tanto el conflicto cuando se trata del gobierno nacional, es que ya estamos en noviembre y dentro de poco más de un mes estará Alberto Fernández junto a su equipo al mando del país, pasando muy poco entre el acto de sufragio y el paso de bastón. Pero eso no es así ni en la provincia ni en la ciudad de Casilda.

Ambos gobiernos pasan de manos socialistas a peronistas y entre ellos un sin fin de reuniones, firmas, números, que hacen a la coyuntura política que estamos atravesando. El pueblo en el medio, a veces siendo una especia de espectador de partido de tenis, mirando a un lado y a otro, sin saber cuando se va a pausar.

En su habitual análisis político de los lunes en Radio Casilda, el abogado Juan Andrés Demmi explicó: "Respecto a las transiciones largas siempre fui proclive a descartar. Creo que los calendarios electorales que plantea nuestra provincia no son buenos, tanto para el que se va como para el que ingresa".

Además, en relación a Santa Fe comentó que "estamos a muy poco tiempo de que asuma el nuevo gobierno y todavía no está si quiera definido el gabinete, no hay certidumbre por parte de lo que el gobernador se va a encontrar".

A su vez señaló que en la Nación aún las cosas están siendo un poco más tranquilas, al menos al comienzo. Para cerrar, aseveró: "En Santa Fe todo empezó siendo color de rosa, con reuniones y mesas de diàlogo y terminó siendo todo muy complicado".