Este viernes, a eso de las 3 de la madrugada,  un taxista bajó de su vehículo y se acercó a comprar algo al kiosko ubicado cerca de Buenos Aires y Maipú, en la famosa parada de San José. En ese momento, un sujeto ingresó a su auto y se llevo su riñonera, la misma tenía entre otras cosas, dos medidores de diabetes.

Si bien "fueron tirando cosas en la calle que por suerte fui encontrando auriculares, cargadores o cosas así,  de los medidores aún no se sabe nada", anunció a Radio Casilda, Luis Rodríguez, taxista de la ciudad que hace menos de un mes también fue victima de un hecho delictivo cuando llevo a un joven desde un boliche local hasta Pérez. 

Respecto al hecho ocurrido el viernes, Rodríguez confió: "Llevo siempre la riñonera a la altura del freno de mano, uno no se da cuenta hasta que no le pasan estas cosas, si bien en el momento del robo mis compañeros sintieron el ruido a la puerta, pensaron que era yo".

La realidad india que el robo daña, duele, aunque más se siente cuando las cosas sustraídas tienen que ver con la propia salud de uno, allí es donde la indignación pesa un poco más. "Estamos expuestos totalmente, en cualquier lado te ponen una dirección falsa y vos vas y te encañonan, siempre tenes que estar contento de que no te pase nada", concluyó el taxista. 

La palabra del taxista

Si encontrás algo referido a lo robado, podes comunicarte con Luis al 3464 44 02 92.