El domingo a horas del mediodía, Carlos, un habitante de nuestra ciudad, llegó a su casa luego de recoger a su esposa por el trabajo, ambos llegaron a su vivienda, almorzaron y se fueron a dormir la siesta. A penas un par de horas después, salieron afuera y su auto ya no estaba. Vecinos acusaron que el auto, faltaba desde las 14.15.

Una situación desesperante vivió un Casildense que en diálogo con Radio Casilda confió: "Es una sensación muy fea, salir afuera y que el auto no esté, me vine de Rosario para vivir mas tranquilo, en 8 años allá, no me robaron nunca, acá, ya van tres veces".

Catamarca es una calle muy transitada, a pesar de eso, ningún vecino notó movimientos extraños este domingo, Carlos anunció que "si bien hice la denuncia, aún no se sabe nada, es algo desesperante, primero porque es muy caro volver a tenerlo y segundo porque es mi herramienta de trabajo, con la cuál genero mis ingresos".

El rodado robado es un Fiat Duna gasolero, modelo 1992, color beige, cuenta con llantas que no son las originales y cubiertas nuevas. Además tiene una linea roja que recorre desde los faros traseros hasta los delanteros pasando por las molduras de la puerta. Tiene una etiqueta pegada en la parte trasera que anuncia Cosquín, paravientos en sus laterales y faros antinieblas.

"Nunca quedaba en la calle, pero como pensábamos volver a salir lo dejé ahí, siempre que iba a algún lugar lo estacionaba cerca de donde me encontraba, además trataba de no ir a lugares peligrosos porque sabía que era un modelo buscado", concluyó Carlos. 

 

Escuchá el relato de Carlos: