Otra vez la inseguridad en el barrio Nueva Roma. Por desgracia, en este oportunidad, le tocó a una vecina que se desempeña como parte del equipo de voluntarios que tiene la Protectora de Animales de Casilda. De hecho, se llevaron la batería del motor del vehículo que habitualmente utilizada para transportar a perros y gatos.

El hecho se hizo viral a través de redes sociales y malestar se contagió. Se trata de un automóvil que había sido especialmente adaptado, de manera desinteresada, para colaborar con el transporte de animales y sus dueños. "Si ves que alguien te ofrece una batería usada, marca Indira, pensalo, serás cómplice de un robo", expresó la víctima mediante su cuenta personal de Facebook.

Aparentemente, el hecho delictivo habría ocurrido durante la noche del martes y la madrugada del miércoles. El rodado permanecía estacionado frente al domicilio particular y cuando la propietaria fue encenderlo se encontró con la llamativa faltante. Además, se llevaron el stereo.

"Muchas gracias a todos por preocuparse y ofrecer ayuda. Debimos arreglarlo para poder usarlo lo antes posible, ya volvimos a ayudar", manifestó la misma vecina. Quien admitió que el mal trago retrasó un poco los planes, pero se pudo cumplir con la tarea que tenía pendiente. Los malhechores huyeron, aunque no arruinaron todo.