Una familia del barrio 7 de septiembre tuvo que atravesar días sumamente angustiantes para recuperar un elemento que le robaron del patio. El martes pasado, en horas de la madrugada, intrusos se colaron y se llevaron una patineta. Pese a que realizaron la denuncia y aportaron datos para atrapar a los ladrones, la odisea para recobrarla fue más sinuosa de lo esperado.

Adriana es la abuela del joven al cual pertenece el vehículo de origen brasilero y brindó su testimonio a Radio Casilda. Según sus palabras, recurrieron a la policía el miércoles, al tiempo que emprendieron una búsqueda personal por el barrio. Desde la Unidad Regional le sugirieron comunicarse con el Comando Radioeléctrico si conseguían más información. Sin embargo, cuando hicieron el llamado para avisar que sospechaban donde podía estar la patineta, el aporte de los uniformados fue nulo.

“Ellos me dijeron que solamente podían intervenir si nosotros encontrábamos al supuesto ladrón con la patineta en la mano”, manifestó Adriana con mucha indignación. Lo cierto es que luego de ese mal trago intentaron dirigirse hacia una casa donde le habían señalado que podía estar el juguete y, junto a su marido, fueron amedrentados por un joven que portaba un palo en su mano. La familia apunta contra un par de menores de edad que merodean las calles del barrio.

Al final de cuentas, y con intermediarios de por medio, alguien los llamó y les dijo que tenía el skate pero tuvieron que pagar 500 pesos para recuperarlo. Esa misma persona, tendría más elementos parecidos para comercializar. “Después de esto nunca más voy a hacer una denuncia a la policía”, remató la abuela.